oración y pedir perdón a Dios por el fin del coronavirus

ORIGEN DEL CORONAVIRUS, CÓMO DESTRUIRLO

(Por Rosa María Ordaz)

A manera de encuesta, entreviste varias personas de distintas esferas sociales, entre ellos abogados, médicos, ingenieros, líderes religiosos con diferentes carreras, principalmente colegas periodistas, para percibir su opinión; acerca de la tragedia global del coronavirus. La mayoría refirió como responsable de esta mortandad, al “nuevo orden mundial” (control de humanidad, de economías, poderes, virus creado como guerra bacteriológica etc.).  Sin embargo, moralmente hablando, muchos se inclinaron y coincidieron desde la voz de sus conciencias, a definir esta pandemia, como el resultado de nuestros actos humanos; debido al permisivismo salvaje y anti-natural como sociedad, el cual hemos permitido valga la redundancia, en nombre de “los derechos humanos”. El coronavirus saco lo más valioso de nosotros en virtudes; pero también lo más cruel de lo que hemos sido capaces. Basta ver las cifras de muertos en el mundo.

Retomo el punto: es el “resultado de nuestros actos”, es un ¿Castigo? Normalmente el ser humano necesita ser sancionado al transgredir normativas cívicas, ordenamientos jurídicos, la corrección también incluye desde la óptica moral, a quienes infligimos leyes universales o derechos naturales. Significa que reconocemos la punición como parte de nuestras acciones, vinculado a la ignorancia, o sedación de conciencias que nos orilló a permitir conductas monstruosas: bullyng verbal, físico, aborto… y más, entre nosotros como personas.

Usted, como yo, tenemos un compromiso de trabajar cada día por una humanidad y un planeta mejor. Pareciera difícil cumplir este cometido, en medio del caos de antivalores y violencia en el que existimos; no obstante, nos transformamos en potentes instrumentos de cambio a través de una oración. Interceder por el cese de la corrupción, la contaminación del alma del hombre, el fin del coronavirus… una plegaria o miles se convierten en virtudes poderosas contra las fuerzas oscuras que destruyen a través de modas, un sin número de prácticas antiéticas, nuestras familias y sociedad. Como periodista me impacto uno de los mensajes manifestados por la Virgen de Garabandal a las niñas videntes en el año de 1961, – “antes la copa se estaba llenando, ahora ya rebosa de tanta maldad” -, significa que desde ese entonces ya estaba repleta. Qué podíamos esperar para el 2020 ¿Cómo está el vaso en siglo XXI? No solo desborda de tanta inhumanidad, sino que ha llegado lejos con la perversidad. Esta pandemia, sacudió todo sistema ámbito social. Para muchos, arrancó la venda de nuestros ojos, que nos impedía ver el grado en que algunas ideologías insensibilizaron nuestras conciencias, arrancándonos la vida y la salud en pedazos, al alejarnos de la verdad.

El origen de este mal del siglo es, un sinfín de violación a principios éticos. En mi artículo “coronavirus, no estamos vencidos, “renaceré” resucitaremos” apunté, la necesidad de pedir perdón a Dios por el crimen organizado, corrupción, aborto… para sanar nuestra tierra, nación, matrimonios, el corazón de sus hijos, familias… este es un buen principio global, para recomenzar y erradicar la maldad y esta enfermedad del planeta. Mayores informes, seminarios y conferencias relacionadas con el tema www.grandezaydignidad.org, You Tube “el esplendor de la palabra” Rosa María Ordaz “Mundo Católico”, Rosa María Ordaz IVOOX, Facebook Rosa María Julia Ordaz,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.