total_views = 392

Grandeza y Dignidad

La voz de la caridad católica

EL CASADO PERFECTO

 

El orden es una virtud que organiza, confiere obediencia y autoridad a quien se orienta por este bien ético. Toda empresa o sistema fluye bajo este principio; sin un organigrama de jerarquía de autoridades los sistemas se colapsan.

El casado perfecto está consciente que la armonía y plenitud de su matrimonio dependen de un orden moral divino; el cual le demanda a su persona sumisión a valores de índole sagrado. Los esposos necesitan amar a sus esposas de la misma manera en que el hijo del todo poderoso amó a la humanidad, al grado de dar la vida por ella. La exhortación es la siguiente; como el Galileo entregó la vida por amor a usted lector; así, tú marido ama a tu esposa a la dimensión de dar la vida por tu mujer.

La responsabilidad en el amar a su cónyuge se profundiza aún más; el hijo de Dios con su pasión y su vida perdono y perfecciono a su amada iglesia. El esposo enamorado Jesús, es primero quien da su vida, su fidelidad, amor, perdón… a su preciosa desposada (usted y yo); es lo mismo que él merece recibir de ella (nosotros).  Él, quería una esposa radiante, esplendorosa, sin manchas; quiso presentarse para sí, una compañera hermosa en principios y lealtad únicos a su amado. Al conocer a este amado perfecto en sabiduría y ternura; nos esforzamos en obedecerle incondicionalmente; debido a que sus preceptos nos enamoran. El ejemplo del omnipotente al esposo es: trabaja y da ejemplo primero tú, las virtudes que anhelas de tu mujer. El hijo de Dios glorificó el matrimonio humano con la obediencia a su padre, (hágase tu voluntad y no la mía) significa que actuó bajo sumisión a una autoridad.

Esta es la clave del éxito, la armonía, la excelencia en todos los sistemas, principalmente en la familia; orden, obediencia, y humildad. Las dignidades del Ser, se afinan primero en una inspiración sagrada. El marido tiene por autoridad a la verdad infalible, esta verdad no es relativa, pero si es absoluta; me refiero a Cristo, el cual le da dirección a la soberanía del esposo y amor para los suyos. El padre de familia reposa y se apoya en la orientación exquisita de Dios. Jesús tiene por cabeza al todo poderoso, el resultado de tales jerarquías es la comprensión y obediencia de la esposa mujer a su autoridad inmediata; al padre de sus hijos, de igual manera los primogénitos respetan a sus padres. La humildad y obediencia levantan con autoridad al Papá en su casa y a la madre.

La fidelidad del esposo a su mujer está fundamentada primero en la fidelidad de él a Dios; el respeto y lealtad de la esposa a su marido se deriva de este eslabón de autoridades divinas, las cuales inmunizan a los casados contra el abuso de autoridad, tiranía, adulterio, violencia, mentira… en su matrimonio.

El que murió por su amada para embellecerla en valores; tiene un liderazgo perfecto. El esposo necesita morir o renunciar continuamente a su ira, prepotencia, englobando vicios, placeres etcétera; atento al manual ético del hombre sustentado en una moral perfecta Dios, éste cónyuge es consciente de que sus funciones se extienden en proveerle a su compañera todo lo que necesita junto con sus hijos, es también protector y amante de su familia. Suple todas las carencias afectivas de sus pequeños y sexuales de su mujer. Automáticamente sin demandarlo, tú; Papá tienes la misma reciprocidad en amor de los tuyos para contigo.

Mayores informes, programa “el esplendor de la palabra” viernes 5:30 pm y miércoles 8:30 am, María Visión,  www.grandezaydignidad.org You Tube Rosa María Ordaz, Face Rosa María Julia Ordaz, rossamaary@hotmail.com

 

Etiquetas:

Acerca de

2 Comentarios

  1. Jorge espinoza rubio dice

    Doy gracias por haberla escuchado ,me interesa su libro de conferencias el casado perfecto mil gracias

    • Rosa María Ordaz dice

      mil gracias ya le escribi.

PUBLICA UN COMENTARIO