total_views = 591

Grandeza y Dignidad

La voz de la caridad católica

MANERAS DE AYUNAR, PARA DIOS; ESTADO Y ACTITUD CORRECTO DE LA PERSONA

  • Inicio
  • Artículos
  • MANERAS DE AYUNAR, PARA DIOS; ESTADO Y ACTITUD CORRECTO DE LA PERSONA

QUIENES PUEDEN PRACTICARLO, DE ACUERDO A SU SALUD,  ELIJA USTED SU ESTILO   

(Por Rosa María Ordaz)

El ayuno que se ofrece a Dios acompañado de la oración, orienta a la transformación  interior de la persona,  convierte y reconcilia al  hombre a Dios;  la reconciliación se da cuando identificamos, sentimos la belleza del orden que dan los preceptos del todo poderoso a nuestro espíritu, vida y familia. La plegaria nos hace concentrarnos más en la gratitud, nos desafanamos de situaciones, cosas. Ponemos en prioridad la voluntad del creador, reposamos en su inteligencia; entonces suceden los milagros físicos y sobrenaturales que no entendíamos.

Durante los periodos de abstinencia el estomago no debe estar completamente vacío de alimento, pueden ocurrir descompensaciones en la salud. Al no ser receptor de alimentos el sistema digestivo, se convierte en un eliminador de toda clase de residuos; el organismo comienza un proceso de reparación y purificación. No son recomendables periodos excesivamente largos de abstinencia. En las distintas filosofías religiosas se ayuna a pan y agua, se ingieren abundantes cantidades de líquido puro para evitar deshidratación; alternado con pan ácimo sin levadura; dicho pan se equipara con la sinceridad y verdad además es uno de los más saludables.

Algunos practican la abstinencia únicamente durante el desayuno, lo interrumpen a la hora de la comida. Otros realizan un alimento abundante en el día, privándose de dos; para la cena consumen una fruta, o un yogurth. Existe la modalidad de ayuno completo a pan y agua para las tres comidas del día. Hay quienes durante la cuaresma practican el ayuno similar al del profeta Daniel de la Biblia, consumiendo verduras, vegetales, frutas, evitando la carne roja, vinos,  panes con levadura, sodas.

El Yom kippur para los judíos es su día más santo del año, es la expiación, el perdón, la reconciliación. Ellos inician el ayuno en el ocaso terminan al  anochecer del día siguiente.

El ayuno se menciona en el Corán, el Talmut, en el antiguo y nuevo testamento, en el Upanishad, en el libro de los mormones.

Los ayunos se sugieren de acuerdo al estilo de vida, salud y edad de las personas. No todos pueden ayunar, pero si todos pueden ofrecer algo a Dios. Podemos ayunar a lo que da placer a los sentidos. La música, programas de TV, juegos, se sugiere la abstinencia sexual. Otra opción sería  mantenerme en períodos  de silencio dedicado exclusivamente a la oración, en medio de intensas rutinas de estrés y trabajo un periodo de quietud será como un vergel y oasis a su espíritu. Mientras ayune: es importante evitar hablar bullyng en sus diferentes manifestaciones, así como otras conductas destructivas que bloquean los propósitos y transformación del alma. El maestro dijo: el ayuno que agrada a mi Padre es hacer su voluntad. Benedicto XVI: la abstinencia física es el alma de la oración y la misericordia es la vida del ayuno.

Los medallistas olímpicos, nos dan ejemplo de las grandes realizaciones y gloria que antecede la renuncia y abstinencia para educar al cuerpo. En mi próximo artículo hablaré de la preciosa metodología de intensiones de ayuno. Conferencias y seminarios relacionados con el tema, www.grandezaydignidad.org You Tube Rosa María Ordaz, www.radiochronos.com.mx

Etiquetas:

Acerca de

Un comentario

  1. Alicia zermeño dice

    Me gusto mucho el tema y la nota Rosy… Un abrazo …

PUBLICA UN COMENTARIO