total_views = 1057

Grandeza y Dignidad

La voz de la caridad católica

ANNA KARENINA, AUTODESTRUCCION DE LA PERSONA DESDE LA PERSPECTIVA ÉTICA Y CIENTÍFICA

El adulterio, la mentira y todo acto anti natura, (nuestra naturaleza más íntima es espiritual) atenta contra la vida espiritual, psicológica, psicofisiológica y neuro psicofisiólogica de la persona. En resumen rompe con la conexión del estado de equilibrio y plenitud del hombre


(Por Rosa María Ordaz)

Anna Karenina, joya de la literatura rusa, obra cumbre del realismo, escrita por León Tolstoi. A través de esta novela, el dramaturgo hace una fuerte crítica a la moral de la sociedad aristocrática del 1800 en Rusia. La historia se centra en la falsa ética y antivalores de los principales protagonistas; explora la capacidad del corazón humano para amar, al mismo tiempo muestra la fastuosa sociedad de la Rusia imperial.

Anna Karenina (Keira Knightley) lleva la vida deseada de toda mujer: está casada con Karenin (Jude Law), un importante funcionario, del fruto de su matrimonio procrearon un hijo, su posición social de Anna en San Petersburgo es envidiable. Karenina Viaja a Moscú, durante este viaje conoce  al apuesto oficial de caballería Vronsky (Aaron Taylor-Johnson). Cuando Anna es presentada al oficial, la  atracción entre ambos es mutua, hasta culminar en un tórrido romance que los orilla a destruir la familia de Anna. También al mismo amante de Karenina a (Vronsky) por los celos enfermizos de ella, el cual pierde su voluntad y autoridad, por los caprichos inmaduros de Anna. Finalmente a la misma Anna quien termina suicidándose porque no logra soportar el peso moral de la sociedad rusa de ese entonces, burguesía que no acepta su relación con el oficial Vronsky por motivos de índole ético.

Analicemos el verdadero peso moral y sicológico que no consigue soportar karenina orientándola al suicidio. La psicológia, la neurociencia, la psicoinmunologia, medicina psicosómática, la psicofisiologia, etcétera; estas ramas de la ciencia y la medicina moderna conectadas entre sí, confirman que nosotros como seres humanos, somos  las únicas criaturas de la tierra capaz de cambiar y modificar nuestra biología mediante lo que pensamos, hacemos o sentimos. En resumen los científicos dicen en sentido simbólico: “como está tu pensamiento así está tu corazón”, como está tu corazón así está tu espíritu. Aludiendo la misma reflexión desde el punto vista teológico “la boca habla de lo que está lleno el corazón”, de acuerdo a como se encuentra el espíritu de la persona, así serán sus pensamientos, sus palabras, sus actos, unidos a su ética y su destino. Experimentamos cambios bioquímicos y fisiológicos en nuestro organismo conforme a nuestras emociones y estados de ánimo. El científico Hans Selye fisiólogo médico, director del Instituto de Medicina y Cirugía Experimental de la ciudad de Montreal (padre del estrés 1950); descubrió el estrés y sus efectos dañinos en el hombre, los cambios psicofisiológicos conectados a la enfermedad y el envejecimiento prematuro del individuo; autogenerados por su propio estrés emocional y exterior. El odio, los celos, la confusión provocan estrés, tensión emocional, cada emoción va cargada  de información, intensión y energía dependiendo de lo que percibo: ejemplo: celos o contentamiento, odio o amor. Los pensamientos negativos son veneno para nuestra salud; secretan sustancias neuroquímicas en nuestro organismo como la adrenalina, cortisol y ácido clorhídrico; la adrenalina comprime el calibre de las arterias cerebrales, reduciendo la irrigación sanguínea a las neuronas cerebrales, la falta de oxigenación a las neuronas, origina disminución del funcionamiento cerebral ocasionando un sinnúmero de efectos colaterales al individuo; ejemplo: mala actitud, conducta equivocada, sentimientos de ira, irritabilidad, errores en la toma de decisiones.

La conducta más significativa vinculada a los actos de Anna Karenina personaje central de la película, son sus hechos fundamentados en su gran confusión acerca del amor; aunado a su pobre y vulnerable código de ética. Para ella el amor es capaz de todo y da la fuerza para dejar un esposo fiel, un hijo, una familia, huir con su amante y desafiar a la aristocracia rusa; sin importar que esa felicidad e intereses propios  sea, a costa de la infelicidad de los demás. El carácter ético del hombre está sabiamente conectado a la verdad; es infalible, cuando se actúa en contra de esa verdad, a la larga, “cobra factura”, (se sufren las consecuencias). La identidad y esencia más profunda de la persona es el amor, referida por un Ser Supremo Dios. Al obrar en contra de mi naturaleza, la espiritual; soy anti-natura voy en contra de mi esencia, me auto asesino silenciosamente por medio de mis emociones negativas, sentimientos adversos,  los cuales necesito transformar en virtudes. Una emoción es transformada cuando es pasada por el filtro de la verdad, (bondad, belleza y bien) esta me conlleva a la reflexión siguiente: el amor auténtico da la fortaleza para convertir en virtudes mis debilidades humanas. Las virtudes son las dignidades que nos rescatan de nuestra ignorancia, debilidades, enfermedades, muerte espiritual y física. Aquí nos elevamos a un alto nivel de inteligencia sustentado en la razón, este buen juicio y conocimiento es brillante, evita la propia destrucción de la persona. León Tolstoi, uno de los puntales de la literatura Rusa, criticó fuertemente la hipocresía de la sociedad rusa, resalta los valores hermosísimos de algunos personajes de su novela que dan cátedra auténtica de amor y perdón.

La ciencia, certifica que necesitamos regresar a las raíces divinas que religan al hombre con la libertad interior, la salud, la plenitud; nuestro origen primigenio sagrado. La filosofía el amor a la sabiduría, grita, es vital vivir en la verdad, “la verdad os hará libres y sabios”. La teología y la ciencia evidencian y demandan vivir en pureza, pureza de intensión, la virtud de la pureza es vital para nuestra salud, juventud, belleza; sin ellas nos autodestruimos lentamente, arruinamos cónyuges, hijos, hermanos, padres, amigos. La pureza a la que nos exhorta la vida, los científicos, el Ser Supremo, es también la pureza de actitud, pensamiento y emociones; al llevar estos el sello del amor auténtico para renunciar a mis intereses; sentiré plenamente la gloria de quien soy, viviré en armonía y consonancia total con el auténtico amor, el AMOR neutraliza las enfermedades, el proceso de envejecimiento y restituye su identidad, bienestar e inteligencia a cada célula del cuerpo. La novela de Tolstoi ha tenido adaptaciones, sin embargo corrobora el resultado de vivir en la mentira; la autodestrucción del ser humano.

Mayores informes, conferencias, seminarios y cineforums  relacionados con el tema; rosym95@hotmail.com  www.grandezaydignidad.org Twitter @ordrosa,  You Tube Rosa María Ordaz www.radiochronos.com.mx

Etiquetas:

Acerca de

PUBLICA UN COMENTARIO