total_views = 589

Grandeza y Dignidad

La voz de la caridad católica

ENTREVISTA AL PADRE LOMBARDI PORTAVOZ OFICIAL DEL VATICANO

ENTREVISTA AL PADRE LOMBARDI PORTAVOZ OFICIAL DEL VATICANO 

Padre Federico Lombardi

(Por Rosa María Ordaz)

¡Oh! Todos nosotros queremos volver a tener otra oportunidad de vivir nuevamente un encuentro maravilloso, como éste viaje del Papa con México. Quisiéramos regresar, pero depende de Dios y de la providencia.

La gran misa del Parque Bicentenario fue una de las misas multitudinarias más maravillosas del Papa que he podido presenciar.

Roma, mi entrevista con el Padre Lombardi, fue muy emotiva. Le expresé: antes de iniciar quiero entregarle algunas cartas para el Papa en representación de los niños Mexicanos Leoneses. El Padre al conocer el contenido de las mismas se quedo sin palabras y profundamente conmovido. Los niños Carmen Alejandrina Merino Montiel y Omar Giovanni Merino Montiel, manifestaban su profundo cariño al santo Padre por confirmarles su fe y esperanza en Cristo, también porque los hizo muy felices con su visita a México, seguido al mismo tiempo de una gran nostalgia por su partida a Roma. Lo invitan a regresar a México porque ya es Mexicano, le están haciendo una canción. A Giovanni le gustaría ser Sacerdote y Papa para llevar y llenar el corazón de las personas de esperanza y alegría, como lo hizo Benedicto con él. Alejandrina dijo: – gracias por hacerme tan feliz un día iré a Roma a darte un abrazo y un besito ¡Feliz cumpleaños! Te quiero mucho, todos los días le pido a Papá Dios y a la Virgen de Schoenstatt que te cuiden…

Como periodista y corresponsal del viaje del Vicario de Cristo a México, le narré a Padre Lombardi el haber visto a varios niños llorar porque no querían que el Papa se regresara a Roma ¡Quédate! ¡No te vayas! ¡Llévame contigo! Antes de venir a Roma, también yo, tuve peticiones de niños que querían venir conmigo para estar cerca del Papa. Padre Lombardi y yo no dejábamos de asombrarnos de cómo Benedicto XVI había marcado el corazón de los niños y la forma en que asimilaron su mensaje. Estas cartas harán muy feliz al Papa. – Dijo el Padre Lombardi –

 

Rosa María – Padre Lombardi había estado usted antes en mi País México

Padre Lombardi – Sí, fue para una gran ocasión, en el último viaje de Juan Pablo II para la canonización de Juan Diego, fue la primera vez que visité México.

R.M. – ¿Qué representa México para usted?

P.L. – Para mí, luego de estas dos experiencias (la segunda con Benedicto XVI) México me representa un país que quiere mucho al Papa. Esta nación ha acogido a los dos últimos papas con gran cariño, con un gran entusiasmo, es un pueblo que tiene raíces espirituales muy profundas; que se expresan de una manera muy espontánea y auténtica. Es un país muy afectuoso, abierto al expresar sus sentimientos y con un sentir religioso profundo. Tiene una verdadera sensibilidad católica, la cual se siente muy unida a la gran comunidad de la Iglesia Católica Universal de todo el mundo.

R.M. – ¿Cuáles eran sus expectativas, junto con las del Papa antes de realizarse el viaje a México?

P.L. – Las expectativas era muy simples, había un gran deseo de México de encontrar al Papa, de verlo físicamente. La esperanza del Papa y de nosotros, era el ver si él, tendría un encuentro espontáneo, intenso, entusiasta y cariñoso como los encuentros de Juan Pablo II con el pueblo de México. Nuestro anhelo, era que los mexicanos pudieran transferir su amor  de una manera similar a este nuevo Papa, Benedicto XVI el sucesor de Givanni Paolo II. Lo cual fue para nosotros un maravilloso acontecimiento. Los mexicanos se mostraron muy contentos y agradecidos de tener al Papa entre ellos. Manifestaron una continuidad en su ternura, siempre con un grande amor por el Papa.

R.M. – Este viaje rebaso las expectativas de ustedes. Porque Benedicto XVI se robo el corazón de México. ¿Qué más me puede decir al respecto desde su opinión personal?

P.L. – Sí, hay otros aspectos importantes, ya que desde México el Papa Benedicto XVI habló y deseaba hacer presencia hacia todo un continente. México con la Virgen de Guadalupe es el corazón del Continente Americano, en particular naturalmente de Latinoamérica y de Hispanoamérica. El Papa quería dejar un signo de su presencia y de su palabra para todo el Continente, aunado a lo significativo de los aniversarios de la Independencia. México fue el lugar idóneo para esto, porque es un lugar central de la devoción, de la fe y de la cultura Iberoamericana gracias a la presencia de la Virgen de Guadalupe, aunado a una gran tradición de fe. El papa desde México emitió este mensaje para todos los pueblos de Latinoamérica especialmente para los de habla hispana. Por eso este viaje no sólo fue a México y León sino a todo un Continente.

R.M. – Usted vivió un sinnúmero de experiencias extraordinarias en este viaje. En lo personal ¿Cuál fue la vivencia más significativa o el momento que marcó su vida como portavoz del Vaticano en este viaje Apostólico del santo Padre a mi país?

P.L. – Sería difícil decir cuál ha sido el momento más significativo, todos han sido muy importantes. Lo que fue verdaderamente especial en el viaje a México, es la acogida y manifestación de cariño hacia el Papa en las calles, lo que es el pueblo mexicano en su conjunto y no sólo el pueblo que participa en las celebraciones religiosas o litúrgicas. Naturalmente la gran misa del Parque Bicentenario fue una de las misas multitudinarias más maravillosas del Papa que he podido presenciar, por ese ambiente sorprendente, con una participación de las personas muy intensa, respetuosa, espiritualmente caracterizada como muy profunda. También el Papa lo percibió de esta manera. La homilía fue un momento extraordinario de una experiencia religiosa de gran comunidad fraterna Católica.

Pienso en otro momento significativo, el encuentro del Papa con los mariachis en la residencia del colegio Miraflores, el Santo Padre con el sombrero, naturalmente estas son imagines que marcaron  hondamente el encuentro del Papa con los mexicanos, junto con sus palabras expresadas una noche antes de partir; ha dicho, “ahora entiendo porque mi predecesor (Papa Juan Pablo II) ha dicho  – yo soy mexicano – ; y sobre todo la continuidad de este sentimiento”, yo pienso que esto ha sido fundamental por nombrar algunos de los acontecimientos magnos del encuentro con México.

R.M. –  Como un gran Colega de todos nosotros los comunicadores ¿Le gustaría decirnos algo?

P.L. – Para mí el mensaje de Juan Pablo II para enaltecer y ayudar a los periodistas a entender la gran dignidad que puede tener su misión y su actividad, ha sido su encargo especialmente a ellos. Es obvio, el periodista puede hacer mucho daño, puede dividir, decir cosas no dignas, puede hablar de muchas cosas sin gran sentido importante  para el ser humano. Sin embargo el comunicador puede ser al mismo tiempo el canal de las buenas noticias. El Papa no puede dar su mensaje positivo y reproducirlo sin los medios. El encontrarse con un millón de personas o más, requiere también de la radio, la televisión, la prensa; estos medios también dan la posibilidad de mostrar la imagen del Papa, lo que él dice, su cara, lo que él hace. Yo creo que los periodistas tienen oportunidades maravillosas en su vida, deseo que comprendan que pueden colaborar en difundir  mensajes muy importantes, por ejemplo: acerca del valor de la vida y el destino de las personas. El viaje de un Papa es típicamente una de estas grandes ocasiones. Los periodistas mexicanos entusiastamente hicieron muy buen trabajo con la visita del Santo Padre, ayudaron a difundir el mensaje del Papa. Yo felicito a todos los comunicadores, espero que esta experiencia tan importante y positiva pueda caracterizar su vida y su carrera en diferentes áreas, con el deseo y la intensión de utilizar su trabajo en pro de mensajes positivos, útiles, buenos, profundos para nuestros telespectadores, radio escuchas, lectores etc. Es valiosísima esta posibilidad que los periodistas tienen; y yo deseo para ellos que la vista del Papa a México haya sido una experiencia de entender cuál es el significado más profundo y digno de la vocación de un periodista.

R.M. –  Luego de su regreso a Roma después de México, sé,  que ya todo está dicho. Quisiera agregar algo más a esta entrevista.

P.L. – ¡OH! Todos nosotros queremos volver a tener otra oportunidad de vivir nuevamente un encuentro maravilloso como éste viaje del Papa con México. Quisiéramos regresar, pero depende de Dios y de la providencia. Por nuestra parte aquí en Roma, continuamos a poner en práctica todo lo positivo de lo que nos ha enriquecido este viaje y estamos muy contentos y agradecidos con el Papa Benedicto XVI por habernos dado esta oportunidad. Gracias a usted por esta entrevista. Mayores informes relacionado con el tema y esta entrevista rosym95@hotmail.com, www.grandezaydignidad.org     you tube rosa maria Ordaz conociendo a Benedicto XVI

Etiquetas:

Acerca de

PUBLICA UN COMENTARIO